'Buscando a Syd'... El reto ha sido buscar lo poético en lo profano y lo eterno en lo breve, siendo lo breve una columna medio extraviada en la penúltima, y quien llega a la penúltima, ya se sabe, llega allí con las manos sucias, luego de haber manoseado el diario entero, neurótico de actualidad y maldiciendo. El escritor de penúltimas sabe que una vez cerrado el periódico, jamás será abierto de nuevo, y por eso se juega el todo por el todo. Sirva, pues, cada uno de estos textos como prefacio al olvido… Es lo que soy... Un escritor de relámpagos… Maurice Echeverría







La vecina de Sánchez

Esto me lo contó Sánchez, yo lo voy a consignar.

Resulta que estaba Sánchez en su apartamento, ayer, o anteayer, no sé, con Sabina de fondo, que es lo que invariablemente escucha, y ni modo se queda sin cigarros, y no quiere escuchar a Sabina y no fumar, y decide ir a comprar un paquete nuevo, pero saliendo de su departamento, se topa con su vecina, la anciana, que está toda cubierta de sangre, la vieja.

Puta, dice, no puede evitar decirlo, y a usted qué le pasó. Ella nunca ha sido una persona muy cabal de la cabeza, pero en ese momento posee un particular semblante firmado Poe. Balbucea las mismas ininteligibles palabras. Se agarra con los puños los mechones canados y epilépticos. Está en necesidad de una diazepán o algo.

Sánchez mejor se mete al apartamento de la señora, a ver qué onda. Escucha distante el ronroneo de una lavadora de ropa (una veterana y escéptica General Electric, pudo comprobar luego) mientras se va moviendo por los espacios del departamento, con la misma sagacidad de aquellos tiempos en que andaba, dice él, enmontañado. En el cuarto de doña María del Carmen, que así se llama ella, no hay nadie, ni nada, salvo una revista Hola del año del caldo, sobre el edredón espeso. Sánchez continúa escrutando: el otro cuarto, la sala, el comedor. Al llegar a la cocina, da al fin con el cuerpo, esto es: el cuerpo de la empleada de doña María del Carmen, que ha sido acuchillado unas bastantes veces, y presenta coloraciones ya tirando a psicodélicas. Es una muchachita, diecisiete a lo sumo. La vecina, de pie al lado de un Sánchez atónito, por fin interrumpe su mantra insondable y levanta la voz con claridad sobrecogedora:

–Le dije que dejara de hablar por teléfono, y no hizo caso.

Sánchez percibe: aún en la mano de la niña, el celular. La vieja agarró un cuchillo y, ya senil, se lo plantó con la fuerza que a veces tienen los ancianos, cuando están locos.

Con el mismo celular de la patoja, Sánchez llama a la policía.


(Columna publicada el 24 de septiembre de 2009.)

1 comentario:

ixmucane dijo...

Muy buena historia.

Mi foto
Maurice Echeverría (1976) nació en la ciudad de Guatemala. Ha publicado el libro de cuentos "Sala de espera" (Magna Terra, Guatemala, 2001) y "Por lo menos" (Santillana, Punto de Lectura, Guatemala, 2013). Los libros de poesía "Encierro y divagación en tres espacios y un anexo" (Editorial X, 2001) y "Los falsos millonarios" (Catafixia, 2010). Ha publicado la nouvelle "Labios" (Magna Terra, Guatemala, 2003), así como la novela "Diccionario Esotérico" (Norma, Guatemala, 2006). Maurice Echeverría ha colaborado en medios locales como Siglo XXI, El Periódico o Plaza Pública. Algunos de sus textos periodísticos son encontrables en el blog "Las páginas vulgares" (http://www.laspaginasvulgares.blogspot.com/). Como columnista, trabajó activamente para el diario El Quetzalteco, por medio de su columna "La Cueva" (reseñas de cine) y su columna editorial "Los Tarados". Desde el 2002 mantiene su columna "Buscando a Syd", en el diario El Periódico.
 
Creative Commons License
Buscando a Syd by Maurice Echeverría is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Guatemala License.