'Buscando a Syd'... El reto ha sido buscar lo poético en lo profano y lo eterno en lo breve, siendo lo breve una columna medio extraviada en la penúltima, y quien llega a la penúltima, ya se sabe, llega allí con las manos sucias, luego de haber manoseado el diario entero, neurótico de actualidad y maldiciendo. El escritor de penúltimas sabe que una vez cerrado el periódico, jamás será abierto de nuevo, y por eso se juega el todo por el todo. Sirva, pues, cada uno de estos textos como prefacio al olvido… Es lo que soy... Un escritor de relámpagos… Maurice Echeverría







Ciudad tiesa

De la Reforma a la Diagonal Seis, de la Zona Viva a la llamada Pequeña Manhattan: la ciudad tiesa, siempre buscando un alivio de codeína en las nubes...

¡Qué sed de no ser suelo! Cualquier parche horizontal será dado en holocausto a los dioses de los diez mil pisos, a los dioses del skyline. Franjas urbanas que en el pasado fueron ultraserenas, casi franciscanas, hoy están siendo renderizadas por arquitectos voraces.

Muchas personas, no obstante, no buscan pertrecharse en las alturas: más bien buscan la seguridad demoníaca de las comunidades cerradas. Verán: cualquier posibilidad de yuxtaposición, de contacto, les aterra. Profundamente. Y de esa cuenta optan por establecer un pacto fáustico en donde sacrifican su propio sentido de solidaridad y de apertura por el césped de una cárcel en suburbia. Ciudadelas prístinas, en donde las residencias son todas –burtonianamente– iguales, y padres prósperos de familia pagan con gran puntualidad las cuotas de mantenimiento y lamen sus gárgolas de marca, y los niños van en bicicleta, mientras aguardan su turno de ser asesinos.

Pero no todos cuentan con el lujo de una talanquera. Están aquellos que simplemente son refundidos en barrios marginales y asentamientos sobrepoblados en donde te desuellan vivo por no bajar la mirada, y hay escenas de sangre todas las noches y todas las mañanas, y cuerpos tirados en las banquetas que un fotorreportero ebrio y díscolo nunca alcanza a fotografiar del todo.

También se da el fenómeno del exilio: las ciudades satélite. Ustedes saben: muchedumbres virales, viajando horas en bus para ir a trabajar –¡a trabajar!– y siempre alguien les termina apuntando con una pistola cochambrosa, les quita el celular, y de paso la vida.

Por último, están aquellos que no viven en casas: viven en carros. Y allí envejecen, extrañando a sus hijos. La ciudad de Guatemala es ese vudú doll en donde un alma enferma practica la brujería de la multiplicación.


(Columna publicada el 27 de agosto de 2009.)

1 comentario:

Maru Luarca dijo...

Esta columna tuya ha pegado centro: en estos días me he pasado renegando de la infeliz decisión de comprar casa en la zona 11 y trabajar en la zona 10. 45 minutos asegurados de infernal tráfico cada dia. Pero al menos, no vivo en el carro. Aún.

Mi foto
Maurice Echeverría (1976) nació en la ciudad de Guatemala. Ha publicado el libro de cuentos "Sala de espera" (Magna Terra, Guatemala, 2001) y "Por lo menos" (Santillana, Punto de Lectura, Guatemala, 2013). Los libros de poesía "Encierro y divagación en tres espacios y un anexo" (Editorial X, 2001) y "Los falsos millonarios" (Catafixia, 2010). Ha publicado la nouvelle "Labios" (Magna Terra, Guatemala, 2003), así como la novela "Diccionario Esotérico" (Norma, Guatemala, 2006). Maurice Echeverría ha colaborado en medios locales como Siglo XXI, El Periódico o Plaza Pública. Algunos de sus textos periodísticos son encontrables en el blog "Las páginas vulgares" (http://www.laspaginasvulgares.blogspot.com/). Como columnista, trabajó activamente para el diario El Quetzalteco, por medio de su columna "La Cueva" (reseñas de cine) y su columna editorial "Los Tarados". Desde el 2002 mantiene su columna "Buscando a Syd", en el diario El Periódico.
 
Creative Commons License
Buscando a Syd by Maurice Echeverría is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Guatemala License.