'Buscando a Syd'... El reto ha sido buscar lo poético en lo profano y lo eterno en lo breve, siendo lo breve una columna medio extraviada en la penúltima, y quien llega a la penúltima, ya se sabe, llega allí con las manos sucias, luego de haber manoseado el diario entero, neurótico de actualidad y maldiciendo. El escritor de penúltimas sabe que una vez cerrado el periódico, jamás será abierto de nuevo, y por eso se juega el todo por el todo. Sirva, pues, cada uno de estos textos como prefacio al olvido… Es lo que soy... Un escritor de relámpagos… Maurice Echeverría







El centro espiritual

Las personas que no se mueven en el ámbito religioso formal no tienen que lidiar con las tribulaciones propias de tener una relación con una religión (o con varias).
           
Las personas que sí lo hacen viven toda suerte de desafíos en dicho ámbito, y uno de ellos tiene que ver con la relación específica que surge con la iglesia, congregación, grupo, sociedad o sangha a la cual pertenecen. Que, para no utilizar distintas terminologías, llamaré, simplemente, centro espiritual. 
           
No soy de los que creen que ir al centro espiritual es a puro tubo estúpido y alienante. Todo depende de la situación del interesado, del momento elegido, del centro por supuesto. Es cierto que hay centros a los cuales yo bajo ninguna circunstancia asistiría, porque en mi consciencia los catalogo como lobotomizantes. Pero de otra parte lo que percibo como malo o bueno para mi persona no tiene que serlo para alguien más, y ni siquiera para mí mismo. Cada quien tiene su propio camino, y ese camino es muchos caminos, y son caminos que cambian, y me parece que las generalizaciones aquí no son extremadamente sabias.
           
No he asistido a muchos centros espirituales, pero sí a un par. Yo diría que mi relación con ellos siempre ha sido compleja. Hay personas que van a un centro y ya no se apartan. Su forma de ser les permite sentirse muy cómodas en esa estabilidad. No comentaré al respecto, simplemente diré que yo nunca podría ser como estas personas, y no lo digo, o no por fuerza, derogatoriamente. No se me puede acusar de que no lo he intentado; pasa que mis propias propensiones son tales que eventualmente necesito un cambio de aires.
           
Aunque a veces sí he tenido alguna clase de compenetración con determinado centro. Y ha sido una cosa de asistir con regularidad, ir a todos los retiros, hacer enorme servicio, todo el rollo. Y me he beneficiado grandemente de ello, y he aprendido mucho. Y este enfoque (que llevado al extremo daría el enfoque monacal convencional) cuenta con la enorme ventaja de que ya todo viene hecho, la comunidad dispone la dirección, y uno simplemente se limita a seguirla. Desde luego hay centros que son más porosos que otros con eso de la iniciativa personal, pero lo que yo he sentido es que el centro a menudo ha frenado mi propio desarrollo, limitado mis capacidades o talentos espirituales. Y además no me ha gustado ese modelo escolástico de alguien enfrente explicándome la cosa y diciéndome como debo llevarla. Aquí hablo de los centros espirituales convencionales, los que típicamente encontramos en Guatemala. Reconozco que es posible encontrar otro tipo de centros, que son más circulares.
           
Pero aún siendo más circulares, siempre imponen una cadencia. Y es ahí en donde me he apartado: para encontrar mi propio ritmo y mi propia evolución y satisfacer mis propias pulsiones de curiosidad. Es el viaje del eremita o yogui arquetípico que prefiere la soledad contemplativa a la vida en comunidad. Una cosa a subrayar es que el ermitaño (que puede serlo en la naturaleza pero lo mismo en un medio urbano) alcanza notables picos estando sin compañía, pero a la vez se priva de ciertas situaciones de crecimiento e integración que solo se pueden dar en relación, en un contexto compartido y en una comunidad intencional. 
           
Otros optan por un modelo anfibio: participan laxamente en un centro –o varios– y a la vez facultan su propia onda. Este modelo retiene lo mejor de ambos mundos, pero de otra parte puede que no consiga realmente comprometerse con ninguno. Todos conocemos esta clase de practicantes light.
           
En lo personal, he circulado (y sigo circulando) por cada uno de estos modos de relacionamiento con los centros espirituales. Todos tienen sus ventajas y desventajas. Agrego nomás que ninguno se da en puridad, puesto que siempre viene con algo de los otros.

(Buscando a Syd publicada el 23 de febrero de 2017 en El Periódico.)

Mi foto
Maurice Echeverría (1976) nació en la ciudad de Guatemala. Ha publicado el libro de cuentos "Sala de espera" (Magna Terra, Guatemala, 2001) y "Por lo menos" (Santillana, Punto de Lectura, Guatemala, 2013). Los libros de poesía "Encierro y divagación en tres espacios y un anexo" (Editorial X, 2001) y "Los falsos millonarios" (Catafixia, 2010). Ha publicado la nouvelle "Labios" (Magna Terra, Guatemala, 2003), así como la novela "Diccionario Esotérico" (Norma, Guatemala, 2006). Maurice Echeverría ha colaborado en medios locales como Siglo XXI, El Periódico o Plaza Pública. Algunos de sus textos periodísticos son encontrables en el blog "Las páginas vulgares" (http://www.laspaginasvulgares.blogspot.com/). Como columnista, trabajó activamente para el diario El Quetzalteco, por medio de su columna "La Cueva" (reseñas de cine) y su columna editorial "Los Tarados". Desde el 2002 mantiene su columna "Buscando a Syd", en el diario El Periódico.
 
Creative Commons License
Buscando a Syd by Maurice Echeverría is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Guatemala License.