'Buscando a Syd'... El reto ha sido buscar lo poético en lo profano y lo eterno en lo breve, siendo lo breve una columna medio extraviada en la penúltima, y quien llega a la penúltima, ya se sabe, llega allí con las manos sucias, luego de haber manoseado el diario entero, neurótico de actualidad y maldiciendo. El escritor de penúltimas sabe que una vez cerrado el periódico, jamás será abierto de nuevo, y por eso se juega el todo por el todo. Sirva, pues, cada uno de estos textos como prefacio al olvido… Es lo que soy... Un escritor de relámpagos… Maurice Echeverría







El desdeseo

Se me ha ido cayendo, como aceite negro de una aceitera rota, la ambición.

La ambición es la heredad de los ilusos. Hay demasiada insistencia en el mundo y cosmos. El poeta habló del duro deseo de durar. De esta cabal dureza puede decirse que es la piedra de sacrificio en donde nuestro corazón está siendo extirpado. Y aún en el aire continúa latiendo, el muy cabrón. Es así de terco, de cómico, de pretencioso.

Si existe una ética que puede salvarnos es la del desinterés y el desdeseo. Cualquier ideal es un loro; hay que recortarle las tres alas. Y la lengua. La ciudad está toda llena de esos visionarios, podridos de andar soñando. Quieren construir un millón de edificios espejeantes (luego resulta que nadie les alquila los locales). No conocen la palabra decepción, la expresión quedarse quieto.

No sé. Me parece que la cosa no está en crear revoluciones de celular (nunca se sabe de donde vienen), ni en acumular votos electorales, ni siquiera en inventar árboles sintéticos. Lo que de plano nadie ha inventado es la brevedad; ni la versión editada, actualizada, y mejorada de Malthus. Si usted quiere dejarle un mundo mejor a sus hijos entonces no tenga hijos. Punto. Tantas almas subnormales que viven pegadas a las pantallas del fut, bacterialmente. Y esos tibios niños con legañas que se levantan mañaneramente con la ilusión fresca de emoametrallar a sus compañeritos de aula. La barbarie como superávit de la democracia.

A los diecisiete años –edad cuando uno semeja a un concejal, proyectos y proyectos– yo le afirmé a una mi pariente, en tono semibyroniano, que un día iba a ganar el Premio Nóbel de Literatura (me da penita decirlo frente a ustedes). Qué arrebato. Qué vigor. Menos mal que la vida se encargó de despedazarme tanta arrogancia. Es la clase de codicia por las cual uno termina moliendo a golpes de remo a alguien en una lancha en el Mediterráneo, como el talentoso Mr. Ripley. A mí (que no tengo tanto talento) rapidito me hubiera agarrado la tira.


(Columna publicada el 28 de abril de 2011.)

No hay comentarios:

Mi foto
Maurice Echeverría (1976) nació en la ciudad de Guatemala. Ha publicado el libro de cuentos "Sala de espera" (Magna Terra, Guatemala, 2001) y "Por lo menos" (Santillana, Punto de Lectura, Guatemala, 2013). Los libros de poesía "Encierro y divagación en tres espacios y un anexo" (Editorial X, 2001) y "Los falsos millonarios" (Catafixia, 2010). Ha publicado la nouvelle "Labios" (Magna Terra, Guatemala, 2003), así como la novela "Diccionario Esotérico" (Norma, Guatemala, 2006). Maurice Echeverría ha colaborado en medios locales como Siglo XXI, El Periódico o Plaza Pública. Algunos de sus textos periodísticos son encontrables en el blog "Las páginas vulgares" (http://www.laspaginasvulgares.blogspot.com/). Como columnista, trabajó activamente para el diario El Quetzalteco, por medio de su columna "La Cueva" (reseñas de cine) y su columna editorial "Los Tarados". Desde el 2002 mantiene su columna "Buscando a Syd", en el diario El Periódico.
 
Creative Commons License
Buscando a Syd by Maurice Echeverría is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Guatemala License.