'Buscando a Syd'... El reto ha sido buscar lo poético en lo profano y lo eterno en lo breve, siendo lo breve una columna medio extraviada en la penúltima, y quien llega a la penúltima, ya se sabe, llega allí con las manos sucias, luego de haber manoseado el diario entero, neurótico de actualidad y maldiciendo. El escritor de penúltimas sabe que una vez cerrado el periódico, jamás será abierto de nuevo, y por eso se juega el todo por el todo. Sirva, pues, cada uno de estos textos como prefacio al olvido… Es lo que soy... Un escritor de relámpagos… Maurice Echeverría







El ojo en la pantalla (y 3)

En ciertos casos, la mejor relación con la tecnología es aquella que no se da. Cuando la toxicidad tecnológica –llamémosle tecnotoxicidad, tecnoalergia– ha alcanzado grados ambiguos, se precisa de un cierto grado de renuncia en el sentido ya casi abacial del término. Esto supone crear espacios libres de tecnología como hoy los hay libres del cigarro. Una nueva forma de activismo que promueva enfoques de abstinencia si ello resultase necesario (y lo es: tantos casos perdidos, absorbidos como autistas por los pixeles en fuga). Por lo menos, crear escenarios de sobriedad consistentes, y una especie de dieta tecnológica: poner límites. Decisión radical en pos del bienestar y de la regeneración de la presencia, que nuestras computadoras y pantallas nos han quitado.

Todo ello sin crear una nostalgia o una modalidad de hipismo pretecnológico. No es cuestión de evadir las responsabilidades de nuestra ya adquirida naturaleza androidal. A lo que se apunta es a generar comunidades conscientes de usuarios. En esta dirección –la de asumir una relación despierta con la tecnología– la conferencia Wisdom 2.0 ha dado un salto fulminante. Inició hace aproximadamente un año en Sillicon Valley, con “líderes de la tecnologia, maestros zen, neurocientíficos, y académicos para explorar cómo podemos vivir con significado y sabiduría más profundos en este rica era tecnológica”. Se agrega, en el sitio web, que el reto consiste en vivir conectados de formas que promuevan nuestro bienestar, que sean efectivos en nuestro trabajo, y útiles al mundo. A finales de este mes se celebra una nueva edición de la conferencia.

Como yo lo veo, no hay por qué darle todo nuestro poder al ojo en la pantalla. No debemos olvidar al fin ese –otro– ojo que existe conciencia adentro, y de donde todo –es decir: satélites, mensajes de texto, consolas pórtatiles, smartphones, energía fotovoltaica, servicios de GPS, streaming, metaversos, y lo que ustedes quieran– ha emanado.


(Columna publicada el 10 de febrero de 2011.)

No hay comentarios:

Mi foto
Maurice Echeverría (1976) nació en la ciudad de Guatemala. Ha publicado el libro de cuentos "Sala de espera" (Magna Terra, Guatemala, 2001) y "Por lo menos" (Santillana, Punto de Lectura, Guatemala, 2013). Los libros de poesía "Encierro y divagación en tres espacios y un anexo" (Editorial X, 2001) y "Los falsos millonarios" (Catafixia, 2010). Ha publicado la nouvelle "Labios" (Magna Terra, Guatemala, 2003), así como la novela "Diccionario Esotérico" (Norma, Guatemala, 2006). Maurice Echeverría ha colaborado en medios locales como Siglo XXI, El Periódico o Plaza Pública. Algunos de sus textos periodísticos son encontrables en el blog "Las páginas vulgares" (http://www.laspaginasvulgares.blogspot.com/). Como columnista, trabajó activamente para el diario El Quetzalteco, por medio de su columna "La Cueva" (reseñas de cine) y su columna editorial "Los Tarados". Desde el 2002 mantiene su columna "Buscando a Syd", en el diario El Periódico.
 
Creative Commons License
Buscando a Syd by Maurice Echeverría is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Guatemala License.