'Buscando a Syd'... El reto ha sido buscar lo poético en lo profano y lo eterno en lo breve, siendo lo breve una columna medio extraviada en la penúltima, y quien llega a la penúltima, ya se sabe, llega allí con las manos sucias, luego de haber manoseado el diario entero, neurótico de actualidad y maldiciendo. El escritor de penúltimas sabe que una vez cerrado el periódico, jamás será abierto de nuevo, y por eso se juega el todo por el todo. Sirva, pues, cada uno de estos textos como prefacio al olvido… Es lo que soy... Un escritor de relámpagos… Maurice Echeverría







El arte de no estar


Me invitan a que participe en actividades –mesas redondas, entrevistas, lecturas, cosas– pero yo por lo general digo no muchas gracias.

Me considero retirado de la comunidad de afanosos y craquelantes entusiastas que consideran que por medio de la actividad artística compulsiva o el intercambio social programático van a mejorar las cosas, aquí o en cualquier lado. Le añaden además un toque franciscano a sus iniciativas, al no pagarte un centavo por tu tiempo y trabajo, con lo cuál básicamente lo están devaluando, y el de todos aquellos que hacen lo mismo.

Antes me encantaba esta vida de escaparate, hablar de mis ideas como si fueran las del mismo Hegel, o leer poemas con voz grave, editorializada, retumbante, el numerito, pues. Luego me bajaba del estrado, me iba a casa, y ya bien solito en mi cuarto, le preguntaba al televisor, a la mesa de noche, a la manija de la puerta, qué pensaban de mi brillante personalidad y de mi magno aporte a la cultura nacional, y a eso le seguía un gran silencio. Era un silencio muy penoso.

Cuarenta años han transcurrido desde el concierto de Woodstock: Hendrix, Richie Havens, Jefferson Airplane, Joan Baez, The Who, Crosby Stills & Nash, y tantos más. Un hecho gigantesco. ¿Pero algo cambió, realmente? ¿Terminaron las guerras, las colisiones cósmicas? A mí siempre me pareció particularmente brillante por parte de Bob Dylan que no participara en el mítico concierto, a pesar de que era su concierto –él era en cierta manera el mensajero divino de aquella generación– y además vivía en Woodstock, era su pueblo. Digamos que este relegarse de Dylan ha sido para mí más significativo que el vanitas más célebre de cualquier superdistinguido pintor holandés. De tan hermosa abdicación, un inmenso silencio poético se desprende, como un asterisco en el vacío del espacio. No hay nada penoso en esta clase de silencio: hay una enorme integridad por el contrario, que yo admiro.


(Columna publicada el 8 de octubre de 2009.)

1 comentario:

Eduardo Silva Alvarado dijo...

excelente... muy bueno tenés tanta razón

Mi foto
Maurice Echeverría (1976) nació en la ciudad de Guatemala. Ha publicado el libro de cuentos "Sala de espera" (Magna Terra, Guatemala, 2001) y "Por lo menos" (Santillana, Punto de Lectura, Guatemala, 2013). Los libros de poesía "Encierro y divagación en tres espacios y un anexo" (Editorial X, 2001) y "Los falsos millonarios" (Catafixia, 2010). Ha publicado la nouvelle "Labios" (Magna Terra, Guatemala, 2003), así como la novela "Diccionario Esotérico" (Norma, Guatemala, 2006). Maurice Echeverría ha colaborado en medios locales como Siglo XXI, El Periódico o Plaza Pública. Algunos de sus textos periodísticos son encontrables en el blog "Las páginas vulgares" (http://www.laspaginasvulgares.blogspot.com/). Como columnista, trabajó activamente para el diario El Quetzalteco, por medio de su columna "La Cueva" (reseñas de cine) y su columna editorial "Los Tarados". Desde el 2002 mantiene su columna "Buscando a Syd", en el diario El Periódico.
 
Creative Commons License
Buscando a Syd by Maurice Echeverría is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Guatemala License.