'Buscando a Syd'... El reto ha sido buscar lo poético en lo profano y lo eterno en lo breve, siendo lo breve una columna medio extraviada en la penúltima, y quien llega a la penúltima, ya se sabe, llega allí con las manos sucias, luego de haber manoseado el diario entero, neurótico de actualidad y maldiciendo. El escritor de penúltimas sabe que una vez cerrado el periódico, jamás será abierto de nuevo, y por eso se juega el todo por el todo. Sirva, pues, cada uno de estos textos como prefacio al olvido… Es lo que soy... Un escritor de relámpagos… Maurice Echeverría







Emejota

El domingo me la pasé todo el día encajado en cama, enfermo. Viendo noticieros que excretaban una pasta deletérea compuesta a base de Irán, Honduras, y de Michael Jackson. Vaya momento para enfermarse.

Murió Jackson y es como si se me hubiera muerto la pinche infancia. Claro que recuerdo cuando conseguí mi LP de Thriller –esa cromada pieza maestra producida por el maestro Quincy Jones– y no puede decirse que yo no estaba obsesionado con este ángel eléctrico, ionizado, que bailaba sobre un espejo en donde se reflejaban todas las estrellas del universo.

Todos queríamos ser así de ligeros. No importaba si eras: a) teenager en Leningrado; b) patojo descalzo de Haití viendo tele en el comedor del barrio; c) un Joe cualquiera nacido en lo más profundo del Bible Belt; d) etc.

El reto era vibrar como Michael Jackson, ser tan aproximadamente rítmico y negro como él, formar parte de su descoyuntador campo de poder.

Ese campo de poder que, hélas, se fue haciendo más y más descomunal, más y más difícil de controlar. Estamos hablando de una energía malditamente poderosa. La clase de energía que ni los yoguis más realizados se atreverían jamás a manipular. Naturalmente, un cuerpo tan menudo como el de Michael Jackson no pudo con semejante radiación: pronto habría de mostrar innovaciones y evoluciones aterradoras, mientras la mente del Rey del Pop a su vez empezó a desvariar hacia una progresiva disfuncionalidad sin retorno.

Los resultados no dejaron de ser interesantes. Michael Jackson se convirtió en el adalid involuntario de lo transexual y lo transracial y lo transgeneracional. No hace falta destacar lo fascinante que es que tantas coordenadas mutacionales coincidan en un solo individuo. Todas las sociologías del siglo XXI encuentran un linaje común en Michael Jackson, y por eso, y por darle algo notable a mi niñez, yo lo seguiré más o menos respetando.


(Columna publicada el 2 de julio de 2009.)

2 comentarios:

ana carolina dijo...

ja!
acabo de descubrirte, buscando una imagen de Syd, no Barret, sino el perezoso de la Era de Hielo, ja! pero en fin, encontré este espacio, cool!



see ya

Maru Luarca dijo...

No encontraba la manera de expresar lo que MJ significó para mí. No sin caer en la tentación de criticarlo y ciertamente no sin el temor de ser criticada. Pero acá esta esto. De lo mejor. Como siempre.

Mi foto
Maurice Echeverría (1976) nació en la ciudad de Guatemala. Ha publicado el libro de cuentos "Sala de espera" (Magna Terra, Guatemala, 2001) y "Por lo menos" (Santillana, Punto de Lectura, Guatemala, 2013). Los libros de poesía "Encierro y divagación en tres espacios y un anexo" (Editorial X, 2001) y "Los falsos millonarios" (Catafixia, 2010). Ha publicado la nouvelle "Labios" (Magna Terra, Guatemala, 2003), así como la novela "Diccionario Esotérico" (Norma, Guatemala, 2006). Maurice Echeverría ha colaborado en medios locales como Siglo XXI, El Periódico o Plaza Pública. Algunos de sus textos periodísticos son encontrables en el blog "Las páginas vulgares" (http://www.laspaginasvulgares.blogspot.com/). Como columnista, trabajó activamente para el diario El Quetzalteco, por medio de su columna "La Cueva" (reseñas de cine) y su columna editorial "Los Tarados". Desde el 2002 mantiene su columna "Buscando a Syd", en el diario El Periódico.
 
Creative Commons License
Buscando a Syd by Maurice Echeverría is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Guatemala License.