'Buscando a Syd'... El reto ha sido buscar lo poético en lo profano y lo eterno en lo breve, siendo lo breve una columna medio extraviada en la penúltima, y quien llega a la penúltima, ya se sabe, llega allí con las manos sucias, luego de haber manoseado el diario entero, neurótico de actualidad y maldiciendo. El escritor de penúltimas sabe que una vez cerrado el periódico, jamás será abierto de nuevo, y por eso se juega el todo por el todo. Sirva, pues, cada uno de estos textos como prefacio al olvido… Es lo que soy... Un escritor de relámpagos… Maurice Echeverría







Peña de Oro


Qué triste ha quedado el Lago sin aquellos que se fueron. Pero más tristes nos quedamos los que nos fuimos del Lago y nos quedamos sin él.

Cosas que extrañaré del Lago:

La gata Mishmush, que se nos vino a regalar a CL6 y a mí, haciéndose en el acto dueña vitalicia de nuestros corazones. A veces, escuchaba un ruido salivoso, regurgitante; venía de debajo de la cama; levantaba el edredón y era la Mishmush, hartándose un pájaro, sangre y huesos, orgía de asesina serial.

Extrañaré mis caminatas al borde de la carretera, traspasando los mil espejos de la mañana, y saludando a decenas de corredores, siempre hay alguien corriendo en Pana, o nadando.

Extrañaré los innumerables pueblos del pueblo de Panajachel. Pana como yuxtaposición de tribus y sociedades. Es un lugar extremadamente más avanzado en términos de alteridad que la ciudad, toda fragmentada, bunkerizada.

Extrañaré los panaperros, los jucanyacanes.

Los pájaros me harán falta, y las arañas.

La vista de Cerro de Oro, que algunos juran es la inspiración de la boa–sombrero de Saint Exupéry.

Extrañaré la imagen de CL6 bajando por el senderito, rielante ella, parque ella, reinventada ella, a un millón de años luz de los empleados de la queja, ella.

Pensaré ciertamente en los compas del San Francisco, vivos cuarenta y dos años después.

Echaré de menos mis diligencias por la Santander, tan presuroso, tan amargado, tan feliz.

Los cafés, poderosos y pontificios y rehabilitadores cafés del Crossroads.

Cómo me van a hacer falta los amigos de Panajachel, los locales y los extranjeros y los extraterrestres.

Y nadar en la grave sustancia del Lago.

El fuego, el agua, el viento, la tierra azul y profética.

Y talvez, de vez en cuando, escribir algún poema, en Peña de Oro, en donde ya otro Maurice quedó enterrado.


(Columna publicada el 18 de diciembre de 2008.)

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Snif.
Pero quiénes son los compas del San Francisco? Te referís al Río o al club?

monimoni dijo...

la acuarela roja aun espera secarse...

saltando

mucho gusto maurice

k fría estará esa agua del lago ahorita...

casi perdida hacia mi hotel/casa encontré un día una gata, (no le vi el sexo pero se veia femenina)era blanca con un cascabel... por un momento sentí me guiaba, también la extraño

mas de una año k el lago no me ve por allí...

Maurice Echeverría dijo...

Oh el lago. Es rojo. m.

@... dijo...

Extraño más los matices, los colores cándidos, los ruidos a naturaleza, lo olores, la calidez interna y el frío congelante externo, el oleaje, las huellas sobre la area y esa extrañísimo destello de tranquilidad y paz que me embarga cada vez que veo hacia el horizonte.
Extraño los pequeños detalles y no el conjunto general.

Mi foto
Maurice Echeverría (1976) nació en la ciudad de Guatemala. Ha publicado el libro de cuentos "Sala de espera" (Magna Terra, Guatemala, 2001) y "Por lo menos" (Santillana, Punto de Lectura, Guatemala, 2013). Los libros de poesía "Encierro y divagación en tres espacios y un anexo" (Editorial X, 2001) y "Los falsos millonarios" (Catafixia, 2010). Ha publicado la nouvelle "Labios" (Magna Terra, Guatemala, 2003), así como la novela "Diccionario Esotérico" (Norma, Guatemala, 2006). Maurice Echeverría ha colaborado en medios locales como Siglo XXI, El Periódico o Plaza Pública. Algunos de sus textos periodísticos son encontrables en el blog "Las páginas vulgares" (http://www.laspaginasvulgares.blogspot.com/). Como columnista, trabajó activamente para el diario El Quetzalteco, por medio de su columna "La Cueva" (reseñas de cine) y su columna editorial "Los Tarados". Desde el 2002 mantiene su columna "Buscando a Syd", en el diario El Periódico.
 
Creative Commons License
Buscando a Syd by Maurice Echeverría is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Guatemala License.