'Buscando a Syd'... El reto ha sido buscar lo poético en lo profano y lo eterno en lo breve, siendo lo breve una columna medio extraviada en la penúltima, y quien llega a la penúltima, ya se sabe, llega allí con las manos sucias, luego de haber manoseado el diario entero, neurótico de actualidad y maldiciendo. El escritor de penúltimas sabe que una vez cerrado el periódico, jamás será abierto de nuevo, y por eso se juega el todo por el todo. Sirva, pues, cada uno de estos textos como prefacio al olvido… Es lo que soy... Un escritor de relámpagos… Maurice Echeverría







Zeitgeist


Un nuevo presidente mundial ablanda el corazón estamental de las muchedumbres: se ha formado la ilusión de una mudanza. Por fortuna, hay productos culturales destinados a mantenernos vigilantes. Uno de ellos es el filme Zeitgeist –disponible gratuitamente en la web, con subtítulos en español.

En realidad, no es un filme, son dos. El que realmente vale la pena a mi parecer es el primero (Zeitgest: The Movie, 2007). Comienza analizando con premura y gran lucidez cómo nuestras creencias religiosas no son otra cosa que una suerte de palimpsesto, un reciclaje de cuerpos doctrinarios del pasado, mayormente “paganos”. Es una brillante exposición de cómo es imposible extraer de la mitoconsciencia de la humanidad un extensivo relato y actualizarlo formalmente como realidad en nuestra strata de creencias.

Esta primera parte sirve como excelente introducción para la segunda, en donde básicamente se investiga el 11/S, con el escenario apabullante de que el ataque a las torres gemelas se fraguó internamente para desatar una agenda económica visceral. Lo cual no es nada nuevo, ya lo hemos oído mil veces. Pero siempre en un contexto vago y por lo mismo soso, inofensivo. Nunca es lo mismo comerciar con vaguedades –esos axiomas conspiracionales fraguados en absurdas pláticas poscannabis– que en verdad ponerse a experimentar con los detalles. El mérito de Zeitgest –aún y con su carácter frontalmente especulativo– es observar ciertas esquinas de información, sacarlas del engrudo perceptual, y colocarlas intrépidamente, ordenadamente, en un contexto diacrónico, retador, que es todo lo opuesto a lo que hacen los medios de comunicación hoy en día.

La parte más intensa del filme –la tercera parte– es aquella que nos describe la historia, naturaleza y modus operandi de la Reserva Federal, lo cual es ya meterse con el capitalismo a manos llenas.


(Columna publicada el 13 de noviembre de 2008.)

3 comentarios:

Andrés Gerardo Asturias de León dijo...

A mi parecer la segunda parte es una introducción para la tercera, y la primera sirve de introduccion a estas otras dos, lo cual deja volando un mensaje continuidad oculta: expone lo idólatras y engañados que hemos sido por sistemas ilusorios de poder la religión, estado, sistema monetario...

Realmente es un buen acicate para mantenerse en guardia, siempre vigilante de las supremacías...

Andrés Gerardo Asturias de León dijo...

Pensándolo bien el documental también sobredimensiona la religión cristiana al compararla con la cartografía patente de los astros, y en este sentido la llega a ennoblecer, por que los astros son para nosotros simple espectáculo de incógnita pero la religión es un misterio negociado bajo el signo de lo inmaterial.

stshe dijo...

la pelicula utiliza las mismas herramientas de propaganda y cocowash que los medios mainstream: te saca las cosas de contexto, apela a tu sentimentalismo, y envuelve cosas reales en nubes de pajas o simplemente datos manipulados.
cuidadito con estos documentales, me dan tanto miedo como cnn y fox news.
el segundo ni que hablar.
si a la informacion y el debate, no a la propaganda!

jeje

Mi foto
Maurice Echeverría (1976) nació en la ciudad de Guatemala. Ha publicado el libro de cuentos "Sala de espera" (Magna Terra, Guatemala, 2001) y "Por lo menos" (Santillana, Punto de Lectura, Guatemala, 2013). Los libros de poesía "Encierro y divagación en tres espacios y un anexo" (Editorial X, 2001) y "Los falsos millonarios" (Catafixia, 2010). Ha publicado la nouvelle "Labios" (Magna Terra, Guatemala, 2003), así como la novela "Diccionario Esotérico" (Norma, Guatemala, 2006). Maurice Echeverría ha colaborado en medios locales como Siglo XXI, El Periódico o Plaza Pública. Algunos de sus textos periodísticos son encontrables en el blog "Las páginas vulgares" (http://www.laspaginasvulgares.blogspot.com/). Como columnista, trabajó activamente para el diario El Quetzalteco, por medio de su columna "La Cueva" (reseñas de cine) y su columna editorial "Los Tarados". Desde el 2002 mantiene su columna "Buscando a Syd", en el diario El Periódico.
 
Creative Commons License
Buscando a Syd by Maurice Echeverría is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Guatemala License.