'Buscando a Syd'... El reto ha sido buscar lo poético en lo profano y lo eterno en lo breve, siendo lo breve una columna medio extraviada en la penúltima, y quien llega a la penúltima, ya se sabe, llega allí con las manos sucias, luego de haber manoseado el diario entero, neurótico de actualidad y maldiciendo. El escritor de penúltimas sabe que una vez cerrado el periódico, jamás será abierto de nuevo, y por eso se juega el todo por el todo. Sirva, pues, cada uno de estos textos como prefacio al olvido… Es lo que soy... Un escritor de relámpagos… Maurice Echeverría







Plegarias Mutantes


Hasta la coronilla de una mediación cultural que en Guatemala no es más que una de vaqueros –un chiste de pésimo puto gusto– he decidido yo mismo publicar mis propios libros, en la blogósfera, con un sello propio completamente informal, Editorial Zanate.

Y es que el escritor, cuando empieza a acumular libros que no ven salida impresa, que se quedan menesterosamente en el disco duro, es propenso a la peor de las indigestiones. La maquinaria cultural se supone que debe existir para proveerle al escritor un medio de deshacerse de sus propios libros, al liberarlos a la sociedad. Es una situación gana–gana, como dirían los pendejos del marketing. Se trata en el fondo de que las editoriales provean las enzimas necesarias para deconstruir el objeto narcisista–artístico y convertirlo en algo útil, nutritivo, comunitario, que por demás le traerá al escritor una sensación de cierre psicológico: a los cadáveres hay que enterrarlos, o lo persiguen a uno desde la trasvida.

Al principio estaba reacio a la idea de regalar mis libros, pero vi que Trent Reznor sacó el último de los Nine Inch Nails bajo licencia Creative Commons, para libre distribución, y eso me decidió y entendí que el que no puede regalar su poesía es que no puede regalar nada.

Lo primero que voy a subir a la internet es Plegarias Mutantes, un librillo propio de poemas, uno de esas cosas que uno escribe feliz de la vida, para y desde la diversión de crear versos líricamente insolentes.

La gente no se le cree, pero yo tengo una vida espiritual muy activa, y ha pasado por toda clase de fases y enfoques, desde el ateísmo más hostil hasta el teísmo hardcore. Pues justamente en un momento de teísmo sensible, decidí hacer un libro de plegarias, pero vanguardizadas, inestables, y de allí el nombre y tendencia del libro.

Por cierto que el libro es para la Jessica, mi hermana. Lo encuentran en la dirección: http://www.plegariasmutantes.blogspot.com/



(Columna publicada el 3 de julio de 2008.)

6 comentarios:

diego dijo...

Luego de Krishnamurti, hay que ser cretino para ir a la presentación de un libro, yo quería poner Editorial Canario, que sea amarillo, y un bonito parajillo amarillo sobre la "a", pero con eso del Zanate. Jaula de pájaros, eso quizá sí.d.

Cristian Mejia dijo...

Buenisimo el nombre por el simbolismo de esta ave.
Los mejores deseos en esta decision que requiere coraje.

Anónimo dijo...

Esta increible que regalés tus libros, así también regalan los primeros ejemplares de un periodico cuando es nuevo.

Al final estás haciendo marketing, y convirtiendo en algo inutil tu objeto narcisista-artístico.

Por cierto, cómo te llamás vos?

lusifergua dijo...

Pues gracias por el regalo, bienvenido sea.

Estoy seguro que este será un buen ejercicio de liberación literaria. El publicarlo en internet no es un final, puede ser un inicio, pues el texto puede partir de esto hacia algo más. Veamos qué pasa.

Crisitan Mejía dijo...

anónimo: you suck dude!

hippi dijo...

jajajaja el comentario anterior. y que si alguien lo quiere ver con ojos de marketing? no creo para nada que este convirtiendo en algo inutil su "objeto narcisista-artístico", pero al mismo tiempo el man esta tomando una moda, necesito que trent reznor lo hiciera -antes que el radiohead, y antes que ellos, miles- para decidirse. y porsupuesto que radiohead y trent lo hicieron como herramientas de marketing, asi que es chitoso.

Mi foto
Maurice Echeverría (1976) nació en la ciudad de Guatemala. Ha publicado el libro de cuentos "Sala de espera" (Magna Terra, Guatemala, 2001) y "Por lo menos" (Santillana, Punto de Lectura, Guatemala, 2013). Los libros de poesía "Encierro y divagación en tres espacios y un anexo" (Editorial X, 2001) y "Los falsos millonarios" (Catafixia, 2010). Ha publicado la nouvelle "Labios" (Magna Terra, Guatemala, 2003), así como la novela "Diccionario Esotérico" (Norma, Guatemala, 2006). Maurice Echeverría ha colaborado en medios locales como Siglo XXI, El Periódico o Plaza Pública. Algunos de sus textos periodísticos son encontrables en el blog "Las páginas vulgares" (http://www.laspaginasvulgares.blogspot.com/). Como columnista, trabajó activamente para el diario El Quetzalteco, por medio de su columna "La Cueva" (reseñas de cine) y su columna editorial "Los Tarados". Desde el 2002 mantiene su columna "Buscando a Syd", en el diario El Periódico.
 
Creative Commons License
Buscando a Syd by Maurice Echeverría is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Guatemala License.