'Buscando a Syd'... El reto ha sido buscar lo poético en lo profano y lo eterno en lo breve, siendo lo breve una columna medio extraviada en la penúltima, y quien llega a la penúltima, ya se sabe, llega allí con las manos sucias, luego de haber manoseado el diario entero, neurótico de actualidad y maldiciendo. El escritor de penúltimas sabe que una vez cerrado el periódico, jamás será abierto de nuevo, y por eso se juega el todo por el todo. Sirva, pues, cada uno de estos textos como prefacio al olvido… Es lo que soy... Un escritor de relámpagos… Maurice Echeverría







Fundación Marco Antonio

Indignante que el hemiciclo retirara los fondos a la Fundación Marco Antonio y a la Cínica Yaloc. No me cabe la menor duda que un piedrómano hundido en el más craso motel de la ciudad tiene más y mejor corazón que la mayor parte de individuos que trapichean en el congreso, gesticulan con una mano y con la otra se rascan profesionalmente el asterisco. Queda bastante claro que no están para nada conscientes de que el África no está del otro lado del océano sino del otro lado de la calle, y que los próximos infectados serán posiblemente sus hijos. En el contexto del VIH/SIDA, diez millones de quetzales no es nada, y hay que ver lo que se gastan los diputados en nebulosos viajes a Paris o el Canadá.

Es de recordar el documental del Discovery: Salma Hayek y Ashley Judd interactuando con unos pacientes del hospital Marco Antonio, un momento sensible.

Aquella fue una visita muy publicada y, si mal no recuerdo, Juanes –quien también acompañaba a las actrices– tuvo incluso que complacer a Berger, que le pidió una rolita, como a un mariachi de Garibaldi. Es exactamente la clase de seriedad que les damos a los enfermos de SIDA.

El hospital Marco Antonio está administrado con rigor y dignidad impecables. Todos los que allí trabajan merecen el más grande respeto, y deseo mencionar particularmente a Ana Castillo y a Ana Lucía Saravia. Ana Lucía Saravia es una mujer tenaz, su motivación nace de un lugar muy auténtico, muy emocional. Esa tenacidad la llevó a hacer mucha bulla, pedir audiencias, mover cielo y tierra para que se restituyeran los fondos. La batalla parecía perdida. Felizmente, la Primera Dama terminó metiendo las manos en el asunto (lo cuál habla bien de la Primera Dama) y una transferencia, entiendo, viene en camino.

Se legisla a partir de un espíritu de vida o se legisla a partir de un espíritu de muerte.


(Columna publicada el 14 de febrero de 2008.)

2 comentarios:

psychoprincessmonik dijo...

Se legisla a partir de un espíritu de vida o se legisla a partir de un espíritu de muerte.

cierto a partir de una esencia de claridad u oscuridad se toman decisiones...

no sabía que tenías blog...y no me preguntes cómo llegué porque fue una serie de links como todo en internet, metáfora de la vida, una cosa te lleva a la otra, y al final estas en dónde nunca imaginaste, o tal vez si....

(mi madre sigue leyendo tu columna y me dice...hay NO los escritores tan loquitos).
Saludos es un gusto leerte.

Maurice Echeverría dijo...

Eso: loquitos. m.

Mi foto
Maurice Echeverría (1976) nació en la ciudad de Guatemala. Ha publicado el libro de cuentos "Sala de espera" (Magna Terra, Guatemala, 2001) y "Por lo menos" (Santillana, Punto de Lectura, Guatemala, 2013). Los libros de poesía "Encierro y divagación en tres espacios y un anexo" (Editorial X, 2001) y "Los falsos millonarios" (Catafixia, 2010). Ha publicado la nouvelle "Labios" (Magna Terra, Guatemala, 2003), así como la novela "Diccionario Esotérico" (Norma, Guatemala, 2006). Maurice Echeverría ha colaborado en medios locales como Siglo XXI, El Periódico o Plaza Pública. Algunos de sus textos periodísticos son encontrables en el blog "Las páginas vulgares" (http://www.laspaginasvulgares.blogspot.com/). Como columnista, trabajó activamente para el diario El Quetzalteco, por medio de su columna "La Cueva" (reseñas de cine) y su columna editorial "Los Tarados". Desde el 2002 mantiene su columna "Buscando a Syd", en el diario El Periódico.
 
Creative Commons License
Buscando a Syd by Maurice Echeverría is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Guatemala License.