'Buscando a Syd'... El reto ha sido buscar lo poético en lo profano y lo eterno en lo breve, siendo lo breve una columna medio extraviada en la penúltima, y quien llega a la penúltima, ya se sabe, llega allí con las manos sucias, luego de haber manoseado el diario entero, neurótico de actualidad y maldiciendo. El escritor de penúltimas sabe que una vez cerrado el periódico, jamás será abierto de nuevo, y por eso se juega el todo por el todo. Sirva, pues, cada uno de estos textos como prefacio al olvido… Es lo que soy... Un escritor de relámpagos… Maurice Echeverría







El Fu Lu Sho


Me encontré a Marielos tomando un café. Pronto me está contando que han elegido este año al Fu Lu Sho como uno de los “diez puntos de identidad citadina”, en el marco del recién acabado X Festival del Centro Histórico. Lo cuál a mí me da tremendo gusto por ella –puesto que entiendo cuánto afecto y tesón le convida al lugar– y me da además la posibilidad de escribir una columna sin candidatos, intríngulis de votaciones, barato suspense preelectoral.

Ya el sólo hecho de que se halle en el corazón de la sexta es un punto siempre a favor del Fu Lu Sho. Por supuesto, hace poco más de cincuenta años, cuando fue abierto, no existían los diez mil millones de parpadeantes devedés piratas que hoy piden al viandante un acto de connivencia, un contubernio, una complicidad. Grandiosa estética de la proliferación.

El Fu Lu Sho –explica su website, lo tiene– nació el 15 de marzo de de 1956. Sin ser experto en nociones chinas, me limito a esbozar lo poco que se: el nombre alude a la felicidad y las bendiciones (Fu), la prosperidad y el dinero (Lu), la salud y la longevidad (Shou), y esas tres energías quedan por demás asociadas a tres deidades, que han dado lugar a una rampante iconografía en latitudes orientales.

Pero volvamos al restaurante, volvamos a su barra oblonga (es bueno sentarse allí, tomarse un milk shake), el rojo monolítico de sus paredes, todas esas obras colgadas de Ramírez Amaya (son varias, siendo él un cliente ocasional, y tan dado a trueques sentimentales).

Secretivas, mitológicas, por momentos, incluso, oníricas, las escaleras van a dar (sigamos, por favor, el tilt–up) a un mezanine en donde en otros tiempos se dieron punzantes complots revolucionarios, y también allí reconcentrados escritores redactaron sus cositas, que a veces hasta fueron publicadas.

Sin duda hay una luna que sangra sobre el restaurante Fu Lu Sho: y así lo fecunda, y así lo eterniza.


(Columna publicada el 23 de agosto de 2007.)

4 comentarios:

The Black Wizard dijo...

nunca habia visto este restaurant por dentro.. ni me imaginaba que fuera asi

Anónimo dijo...

S� es un lugarazo, realmente. Maurice.

Geraldina dijo...

Sí,Maurice. Es un lugar que a muchos nos recuerda momentos de complicidad, de emociòn, de terturlia...Cuando la sexta, era la SEXTA. Un paseo para compartir con los amigos, con la familia, con alguna persona especial.
No dudo que al entrar, su ambiente te permita una amnesia temporal de lo afuera se vive.

Maurice Echeverría dijo...

Honor a quien honor merece. m.

Mi foto
Maurice Echeverría (1976) nació en la ciudad de Guatemala. Ha publicado el libro de cuentos "Sala de espera" (Magna Terra, Guatemala, 2001) y "Por lo menos" (Santillana, Punto de Lectura, Guatemala, 2013). Los libros de poesía "Encierro y divagación en tres espacios y un anexo" (Editorial X, 2001) y "Los falsos millonarios" (Catafixia, 2010). Ha publicado la nouvelle "Labios" (Magna Terra, Guatemala, 2003), así como la novela "Diccionario Esotérico" (Norma, Guatemala, 2006). Maurice Echeverría ha colaborado en medios locales como Siglo XXI, El Periódico o Plaza Pública. Algunos de sus textos periodísticos son encontrables en el blog "Las páginas vulgares" (http://www.laspaginasvulgares.blogspot.com/). Como columnista, trabajó activamente para el diario El Quetzalteco, por medio de su columna "La Cueva" (reseñas de cine) y su columna editorial "Los Tarados". Desde el 2002 mantiene su columna "Buscando a Syd", en el diario El Periódico.
 
Creative Commons License
Buscando a Syd by Maurice Echeverría is licensed under a Creative Commons Attribution-Noncommercial-No Derivative Works 3.0 Guatemala License.